Una ventilación adecuada y renovaciones de aire regulares en un ambiente interior, además de mantener un clima agradable, son necesarios para garantizar un aire saludable al reducir la concentración de partículas y contaminantes biológicos.

El bioclimatizador evaporativo COOLBREEZE ayuda a reducir la posibilidad de que el COVID-19 se propague en edificios grandes (naves industriales, colegios, etc) al intercambiar el aire contaminado con aire exterior nuevo mientras mejora el confort de las personas durante la temporada de verano.